La Alimentación en las Colostomias

Una colostomía es un tipo de estoma que permite unir el colon a la pared del abdomen como consecuencia de un acto quirúrgico, para tratar por ejemplo un cáncer de colon o de ano. Así, el tránsito intestinal es derivado hacia el exterior y las materias fecales pueden llegar a una prótesis específica.

Luego de una colostomía, al regresar a casa después de la operación, haga pequeñas comidas varias veces al día. Los alimentos ricos en proteínas (carnes poco grasas, pescado blanco, huevos) y los lácteos, son muy recomendables para el periodo postoperatorio. Añada alimentos progresivamente para observar el efecto que tienen sobre su ritmo intestinal y la consistencia de las heces.

Cuando se recupere de la operación, podrá llevar una dieta normal, siempre que sea sana y equilibrada.

Es de vital importancia beber líquido cada día, aproximadamente dos o dos litros y medio de agua u otros líquidos (infusiones, zumos, lácteos o caldos). Una buena forma de recordarlo es llenar por las mañanas una botella de dos litros con agua y terminarla a lo largo del día.

Algunos puntos a tomar en cuenta puede verlos en la siguiente infografía:

Reserve una cita en Paz Holandesa, para ver su caso de Colostomía en Detalle: